Hamam: los baños turcos

Como siempre, antes de tratar concretamente el asunto y analizar la calidad de la oferta de los hamams en Estambul, vamos a echar la vista atrás, tratando de explicar brevemente lo que representa esta tradición.

Uno de los principios, a veces casi un obsesión, de la religión islámica es la limpieza. Por esto, el fiel antes de entrar en la mezquita para rezar, se lava con atención para purificarse. En este contexto se tienen que interpretar las costumbres que prohíben entrar en casa con los zapatos o que no se aprecie la presencia de animales en casa.

La tradición de construir baños públicos en las ciudades se remonta a la antigua Roma y a sus Termas, que aunaban avanzados conocimientos de ingeniería con una sofisticada sensibilidad hacia el confort. Los otomanos han preservado esta tradición combinándola con sus propias características culturales, y fue así que nacieron los “baños turcos”. Los hamam históricos tienen todos la misma estructura: con la cúpula central y las plataformas de mármol en el suelo, utilizadas para tumbarse y practicar masajes.

Ya en el Medievo, en Europa la tradición de las termas estaba en fuerte decadencia, mientras que en el imperio otomano, por las razones explicadas arriba, la tradición estaba muy viva. Y así ha sido hasta hace poco, ya que hasta los años 50-60 no todas las casas tenían servicio de agua y, por tanto, el hamam era básicamente un lugar usado por la gente de todas las clases sociales para asearse. Pero no era su única función. El hamam tenía también importantes funciones sociales: era un lugar de encuentro, y en el pasado era normal acceder con comida al interior y también organizar ceremonias de pre-matrimonio, con las mujeres que se dibujaban ornamentos en las manos a base de henna, cantando canciones típicas.

Al día de hoy las costumbres higiénicas dentro de las casa han cambiado mucho, todos tienen agua corriente en sus casas y, por lo tanto, era inevitable que la tradición de los hamam desapareciera poco a poco. De hecho, en Estambul existen todavía mas o menos 60 hamam en activo, pero se dividen en dos categorías: los cuatro o cinco hamam “historicos” que, desafortunadamente, se han vuelto verdaderas trampas para turistas, en los que un turco nunca se atrevería a entrar; y todos los pequeños hamam de barrio, casi siempre vacíos y, a menudo, en condiciones higiénicas precarias. Seguramente estos pequeños hamam están condenados a cerrar pronto, a no ser que sean capaces de reinventarse y dirigirse a la dirección deseada por el mercado. Hoy un turco que quiere recibir un buen tratamiento acude a un Spa ya que las cadenas de grandes hoteles ofrecen servicios de nivel excelente (sin duda mejores que los servicios ofrecidos por los hamam históricos) a precios convenientes.

¿Qué decir entonces a los turistas (¡casi todos!) que quieran tener una experiencia de hamam en Estambul? Decimos que, de todos modos, sigue siendo una experiencia fascinante, sobre todo gracias a las esplendidas arquitecturas interiores, pero hay que ser conscientes de que muy probablemente vais a salir de allí con una sensación de desilusión. ¿Qué se puede esperar de un lugar únicamente frecuentado por turistas? Claramente poco o nada…

Que quede claro que no estamos aconsejando de renunciar a esta experiencia, tan solo ofrecemos toda la información para que podáis valorar con la máxima objetividad posible.

Si decidís probarlos, sabed  que generalmente vais a pagar un precio alto (entre 30 y 50 euros en acuerdo con el tipo de tratamiento), que a menudo vais a estar obligados a comprar también guantes y jabones, que si llegáis cerca del horario de cierre seréis tratados de manera poco correcta y a veces descortés, y que la propina es absolutamente necesaria.

Después de haber dicho esto, pasamos ahora a describir las diferentes fases y zonas de un baño turco.

En el hamam, de acuerdo con la tradición, hombres y mujeres han de estar separados, y por tanto existen generalmente dos secciones, pero en algunos casos raros (por ejemplo en el Süleymaniye) son mixtos. Cada hamam está dividido en tres zonas. La primera se llama camekan y, de hecho, es un vestíbulo donde es posible quedarse sentado, relajarse y tomar una taza de té; en esta zona las personas se desvisten y reciben el peştemal, una tela para para cubrir las partes intimas. Después se entra en el soğukluk, un cuarto de transición que permite acostumbrarse al calor antes de entrar en el hararet, el verdadero centro del hamam, el cuarto caliente y lleno de vapor donde relajarse y sudar antes de bañarse.

En el centro del hararet se encuentra un gran bloque de mármol (una especie de plataforma) llamado göbektaşı: aquí, tumbados boca abajo, se pueden recibir los dos tratamientos principales. La kese es la limpieza tradicional de la piel, que se realiza frotando fuertemente con un guante de crin para eliminar todas las células muertas de la piel, pasando después a enjuagarse con agua caliente. Después se efectúa un masaje, normalmente muy fuerte, que dura unos 5-10 minutos, pasando al fin al ultimo baño con agua caliente y jabón. El masaje claramente es opcional y es cosa vuestra decidir si queréis disfrutarlo, barajando los precios. Siempre podéis lavaros vosotros mismos, o hacerlo con los amigos o parientes. Normalmente las personas permanecen en el hararet durante una hora-una hora y media.

Ahora vamos a recopilar los hamam de diferentes tipologías, con direcciones, precios, horarios y comentarios para cada uno de ellos.

Los 5 primeros son los más bellos y fascinantes arquitectónicamente hablando, se pueden definir como hamams turísticos; son seguros en términos de higiene, pero los precios son bastante altos y en algunos casos el tratamiento puede ser decepcionante. Los otros 3 son las opciones más atractivas para aquellos que busquen el verdadero espíritu de los viejos hamams.

Nuestra filosofía da la máxima prioridad a la objetividad, por eso tratamos de darte información sin prejuicios, para que puedas hacer una selección por ti mismo. Esperamos que estas breves reseñas te sirvan de ayuda.

Cağaloğlu Hamamı
Dirección: Ismail Gürkan Caddesi n° 34
Horarios: Todos los días, de 8:00 a 20:00 para las mujeres, de 8:00 a 22:00 para los hombres.

Es probablemente el hamam más famoso de Estambul. Construido en 1742, con una esplendida y fascinante arquitectura, incluido por el New York Times en la lista de los 1000 lugares que se tienen que visitar en el mundo. Desafortunadamente, por esta razón, es asaltado por turistas de todas partes del mundo, y esto influye negativamente en la calidad del servicio, ya que los propietarios se aprovechan de la situación.

Çemberlitaş Hamamı
Dirección: Vezirhan Sokak n° 34
Horarios: Todos los días de 6:00 a medianoche.

El segundo hamam más famoso, construido en 1584. Se trata también de una obra arquitectónica de impresionante belleza y calidad. Aquí en el boleto está todo incluido y el precio resulta más conveniente que el de Cağaloğlu. También el servicio es de mejor calidad y menos “descortés”. Aunque todavía hay que mencionar aspectos negativos como la masa de turistas y la insistencia para recibir una propina.

Galatasaray Hamamı
Dirección: Turnacıbaşı Sokak n° 24
Horarios: Todos los días de 8:00 a 19:00 para las mujeres, de 7:00 a 22:00 para los hombres.

Ubicado en la zona de Beyoglu, construido en 1715, también este hamam es uno de los mas turísticos y famosos. Es muy caro y los servicios que ofrecen no merecen el precio a pagar.

Süleymaniye Hamamı
Dirección: Mimar Sinan Sokak n° 20
Horarios: Todos los días, de 8:00 a medianoche.

Es parte del magnifico complejo de la Mezquita de Süleymaniye, construido en 1557, pero restaurado recientemente. Entre los hamam “turísticos” , es sin duda el mejor, considerando la relación calidad/precio. Permite la entrada a solo 32 personas a la vez. Y esto es algo muy positivo porque la tranquilidad es un aspecto fundamental para poder aprovechar por completo esta experiencia. Por esta razón es necesario reservar con mucho anticipo (y de hecho es bastante difícil reservar plaza ya que tienen muchas convenciones con los hoteles). El precio es de 35 euros por el tratamiento completo, el personal es muy amable y, sobre todo, no piden con insistencia la propina. Contrariamente a la tradición, es un hamam mixto, y por lo tanto permite el acceso a mujeres y hombres juntos. Esto para un “purista” podría ser un aspecto negativo, pero para los turistas (a menudo parejas o familias) se transforma claramente en un aspecto positivo. No se permite el ingreso a personas solteras o a parejas/grupos del mismo sexo, para no romper el equilibrio.

Aya Sofia Hürrem Sultan Hamamı
Dirección: Bab-ı Hümayun Caddesi n° 1
Horarios: Todos los días, de 7:00 a 23:00.

En 2011 se completó una detallada y respetuosa restauración del histórico Hürrem Sultan Hamamı, ubicado exactamente a lado del Hipódromo de Sultanahmet, entre la Mezquita Azul y Santa Sofía. El hamam fue construido en 1556 por el gran Mimar Sinan, sobre los restos de lo que en época romana fueron las Termas de Zeusippo. Originalmente dedicado a Hürrem Sultan (la legendaria Roxelana), una esclava ucraniana que se volvió la favorita del sultán Solimán el Magnífico, adquiriendo muchísimo poder. Aquí encontraréis mucho lujo y masajes de verdadero nivel profesional: a la entrada os darán su set personal de toallas de seda, jabones y aceites esenciales, todos hechos en Anatolia y ¡hasta los 160 cuencos que sirven para enjuagarse están bañados en oro! Naturalmente, los precios son muy altos. Se puede escoger entre 4 tratamientos diferentes, con precios que van de un mínimo de 70 a un máximo de 165 euros.

Kasımpaşa Büyük Hamamı
Dirección: Potinciler Sokak No° 22
Horarios: Todos los días, de 9:00 a 19:00 para las mujeres, de 5:00 a 22:30 para los hombres.

Este hamam también es obra de Mimar Sinan y se remonta el año 1533. Por lo tanto, se puede considerar a todos los efectos un hamam histórico y es uno de los hamam más grandes de la ciudad. Se encuentra en la zona de Şişhane y se puede llegar con facilidad caminando desde la zona de Istiklal. Es uno de los últimos hamam frecuentados por personas locales, y se aconseja por lo tanto a aquellos en busca de un experiencia fuerte y autentica. Cuesta 15 euros.

Aziziye Hamamı
Dirección: Rıhtım Caddesi, Recaizade Sokak No° 17-19
Horarios: Todos los días, de 8:00 a 19:00 para las mujeres, de 6:00 a 23:00 para los hombres.

Es un buen ejemplo de “hamam de barrio”. Fue construido en el 1862 durante el reinado del sultán Abdulaziz. El interior está decorado con cerámicas de Iznik y conserva la arquitectura típica de los baños turcos, con muchos cuartos. Se encuentra en el barrio histórico de Yeldeğirmeni en Kadıköy, en el lado asiático, una zona donde en el pasado convivían cristianos, judíos y musulmanes. El tratamiento completo de una hora con masaje y scrub cuesta 15 euros.

Beylerbeyi Hamamı
Dirección: Yalıboyu Caddesi No° 70
Horários: Todos los días, de 8:00 a 19:00 para las mujeres, de 6:00 a 22:00 para las mujeres.

Es un hamam poco conocido que merece ser mencionado. Este hamam puede suponer la mejor experiencia en cuanto a hamam en Estambul, pero tienes que llegar a Beylerbeyi, que se encuentra en el lado asiático, poco después del primer puente sobre el Bósforo. No es difícil llegar, solo tienes que tomar un ferry desde Beşiktaş a Üsküdar y, desde allí, coger un autobús, por no más de 20 minutos. El hamam fue construido en 1778 en honor de Rabia Sultan (madre del sultán Abdulhamid I) por el arquitecto Mehmet Tahir Ağa, y es parte del complejo de la mezquita de Beylerbeyi, cerca del magnifico palacio otomano a la orilla del Bósforo.

Esperamos que con estas breves reseñas hayamos aclarado un poco el tema de los hamam en Estambul. Y también esperamos recibir vuestros comentarios o mensajes de tener alguna duda o aportación. Y, por favor, enviad vuestras impresiones si habéis disfrutado la experiencia de los hamam en Estambul, ¡queremos saber qué os han parecido!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *