Las zonas de Estambul

Estambul es una ciudad realmente enorme. Con sus 14 millones de habitantes, podemos decir, sin margen de error, que es la ciudad más poblada de Europa. Pero aparte del elevado número de habitantes, su extensión geográfica es impresionante: de este a oeste, de un extremo al otro, la distancia supera los 100 kilómetros. Son dimensiones que podrían espantar cualquier persona.

Queremos eliminar esa preocupación presente en la mente de todos los turistas que visitan Estambul por primera vez. Se trata de un temor infundado. La ecuación «ciudad enorme igual a ciudad desordenada y peligrosa» no es el caso de Estambul (lea detalles sobre esto en nuestro otro artículo Estambul no es peligrosa).

Estambul, al igual que Roma, fue fundada sobre 7 cerros y está dividida en dos partes mediante el Bósforo. Los puentes que conectan la zona europea con la zona asiática son dos, pero en un futuro cercano serán tres. Está distribuida en 27 barrios. Sin embargo, esto no tiene ninguna relación con las reducidas dimensiones de las ciudades europeas. Estos barrios, en realidad, son distritos. Cada uno tiene su administración autónoma y, de hecho, muy eficiente.

En términos prácticos, Estambul no es una ciudad con un centro como tal, sino muchas ciudades con diferentes centros.

Lamentablemente, el turista estándar, por comodidad y falta de información real, se guía por la industria del turismo, que solo se dedica al convencional “centro histórico”, pasando aquí el 95% de su tiempo, perdiendo la oportunidad de visitar y comer en los mejores sitios y en los más interesantes (que claramente se encuentran en otras zonas).

Nos gustaría evitar que los turistas pasen por eso, por lo que si están interesados en visitar Estambul, nuestro consejo es el de leer siempre nuestros artículos detenidamente.

Como ya hemos mencionado anteriormente, la mayoría de los turistas visita y se queda a dormir únicamente en Sultanahmet, que siendo “centro histórico” se ha trasformado en “centro turístico” debido a ello y arrastrado todos los aspectos negativos incluidos en esa definición: Los precios estándar son más elevados. La calidad de los restaurantes es más baja. La población está compuesta de un 50% de turistas y de un 50% de turcos que viven de las ganancias que les aporta el turismo. Sultanahmet es, sin duda, un barrio que hay que visitar bien, pero no es necesario quedarse en un hotel.

Es preferible quedarse en el barrio de Beyoğlu, centro vital y esencial de la ciudad moderna. En la zona que se extiende entre plaza Taksim y la Torre de Gálata, pasando por Istiklal Caddesi, es donde podrán encontrar el espíritu de la verdadera Estambul.

Cruzando el puente de Gálata caminando, podrán admirar el maravilloso espectáculo ofrecido por el Cuerno de Oro y el Bósforo. Además, podrán visitar el barrio de Eminönü y la zona de los bazares, con su laberinto de calles donde es fácil perderse, y donde se encuentran algunas de las mezquitas más bellas de la ciudad.

Fatih es el verdadero barrio histórico de Estambul, ya que aquí la Historia parece haberse parado: se percatarán de ello mientras pasean por las calles empinadas de Fener y Balat, donde hay casas llenas de colorido, de ropa colgada fuera y de niños que juegan a la pelota. Si quieren probar un verdadero Kebap, deberían visitar la zona de Horhor, donde podrán escoger entre decenas de excelentes restaurantes típicos.

Los otros barrios, más lejanos que los clásicos itinerarios turísticos, pero no por ello menos importantes, merecen ser visitados: La mezquita de Eyüp y el panorama romántico de Pierre Loti Şişli (un barrio moderno para ir de compras y visitar los rascacielos). Beşiktaş, uno de los barrios residenciales más “auténticos” de la zona, ubicado entre el esplendor del palacio de Dolmabahçe y la poesía de Ortaköy. Finalmente, Üsküdar y Kadıköy, los barrios más importantes de la Estambul asiática, que sorprenderán de forma positiva al turista más atento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *